tiempo estimado de lectura : 4
02 Sep
02Sep

Mientras orábamos por nuestras naciones de Latinoamérica, pude ver una máquina de escribir grande y antigua, a su lado derecho una hoja en blanco parcialmente doblada como si estuviera sobre el rodillo y al centro de la hoja un pequeño y angosto párrafo escrito con letras diminutas. 

Esta imagen llamó mucho mi atención y aunque al momento no logré entender su interpretación, fue el Señor expresando su corazón con respecto a esta visión mediante varias personas que al escuchar esto, aportaron con términos importantes que hacían mucho sentido dentro de mí. 

Debido a que varias semanas atrás también recibimos otra visión; esta era una mano extendiéndose desde el cielo entregando un pergamino con una cinta dorada, cuyo mensaje nos direccionó a entender: El Señor está entregando estrategias divinas a su pueblo

Llegamos al acuerdo que este papel en el rodillo y su escrito se trataba de rollos. Uniendo esto a los términos de leyes y decretos que fueron también puestos sobre la mesa mientras preguntábamos al Señor su interpretación, entendimos que la estrategia de Dios para este tiempo específico es que sus hijos se levanten a proclamar lo que Él dice, a proclamar La Ley que ya está escrita. 

La máquina de escribir representa lo antiguo y las letras pequeñas en una hoja blanca son las escrituras que han sido obviadas en gran parte de nuestra historia, se trata de la Proclamación de la Palabra del Señor o su Lectura Pública a nuestras naciones, estableciendo en la atmosfera espiritual la Ley de Dios.   

Como Atalayas estamos sonando las alarmas de lo que el Señor está diciendo a su ekklesía:  Levántese a proclamar mi palabra, pero asegúrense primero que mis mandamientos estén plasmados en sus corazones. 

Subir al Monte  

Vayan ahora a los montes, traigan madera y reconstruyan mi casa. Entonces me complaceré en ella y me sentiré honrado, dice el Señor.  Hageo 1:8 

La invitación constante del Señor a una profunda intimidad en su presencia nos fortalecerá de tal forma que tengamos la habilidad de regresar del Lugar Santísimo con los decretos espirituales que están en la palabra, tal como en la vida de Moisés, que luego de regresar del monte descendió con las leyes; así también que nosotros empecemos a recibir decretos espirituales que están en su palabra para nuestras naciones, ejerciendo cambios desde las atmosferas espirituales.  

Así que oro para que el Señor reescriba sus leyes en las tablas de nuestros corazones con su mano, siendo transformados desde nuestro interior, donde lo viejo sale y da lugar a lo nuevo. 

Dios escribió la ley en tablas de piedra, y se la entregó a Moisés. Aquel momento fue tan grandioso, que la cara de Moisés resplandecía. Y el resplandor era tan fuerte que los israelitas no podían mirar a Moisés cara a cara. 2 Corintios 3:7-9 TLA       

Oración y Acción 

Claramente, es un llamado de Dios a orar y a llevar a cabo la proclamación o la lectura pública de la Palabra. 

Lo ideal es que sea desde Génesis hasta Apocalipsis; si embargo el Señor entregará instrucciones especificas, así como los lugares donde realizarlo.

Creo firmemente, que el obedecer esto, es tomar una estrategia divina que Dios nos ha dado para nuestras naciones. Es una asignación para llevarla al cumplimiento en unidad y en forma corporativa. 

En la Biblia podemos ver este acto en la vida de Moisés, Josías, Nehemías y Esdras, cuyos resultados produjeron arrepentimiento, compromiso y reformas en el pueblo de Israel.

Y tomó el libro del pacto y lo leyó a oídos del pueblo, el cual dijo: Haremos todas las cosas que Jehová ha dicho, y obedeceremos. Éxodo 24:7 (RVR 1960)

Entonces el rey mandó reunir con él a todos los ancianos de Judá y de Jerusalén. Y subió el rey a la casa de Jehová con todos los varones de Judá, y con todos los moradores de Jerusalén, con los sacerdotes y profetas y con todo el pueblo, desde el más chico hasta el más grande; y leyó, oyéndolo ellos, todas las palabras del libro del pacto que había sido hallado en la casa de Jehová. Y poniéndose el rey en pie junto a la columna, hizo pacto delante de Jehová, de que irían en pos de Jehová, y guardarían sus mandamientos, sus testimonios y sus estatutos, con todo el corazón y con toda el alma, y que cumplirían las palabras del pacto que estaban escritas en aquel libro. Y todo el pueblo confirmó el pacto. 2 Reyes 23:1-3 (RVR 1960)   

Y se juntó todo el pueblo como un solo hombre en la plaza que está delante de la puerta de las Aguas, y dijeron a Esdras el escriba que trajese el libro de la ley de Moisés, la cual Jehová había dado a Israel. Y el sacerdote Esdras trajo la ley delante de la congregación, así de hombres como de mujeres y de todos los que podían entender, el primer día del mes séptimo. Y leyó en el libro delante de la plaza que está delante de la puerta de las Aguas, desde el alba hasta el mediodía, en presencia de hombres y mujeres y de todos los que podían entender; y los oídos de todo el pueblo estaban atentos al libro de la ley. Y el escriba Esdras estaba sobre un púlpito de madera que habían hecho para ello, y junto a él estaban Matatías, Sema, Anías, Urías, Hilcías y Maasías a su mano derecha; y a su mano izquierda, Pedaías, Misael, Malquías, Hasum, Hasbadana, Zacarías y Mesulam. Abrió, pues, Esdras el libro a ojos de todo el pueblo, porque estaba más alto que todo el pueblo; y cuando lo abrió, todo el pueblo estuvo atento. Bendijo entonces Esdras a Jehová, Dios grande. Y todo el pueblo respondió: ¡Amén! ¡Amén! alzando sus manos; y se humillaron y adoraron a Jehová inclinados a tierra. Y los levitas Jesúa, Bani, Serebías, Jamín, Acub, Sabetai, Hodías, Maasías, Kelita, Azarías, Jozabed, Hanán y Pelaía, hacían entender al pueblo la ley; y el pueblo estaba atento en su lugar. Y leían en el libro de la ley de Dios claramente, y ponían el sentido, de modo que entendiesen la lectura. Nehemías 8: 1-8 (RVR 1960) 


Oro en el nombre de Jesús, que esta asignación sea tomada en valentía, en autoridad y confianza que somos enviados por el Padre a hacerlo, conociendo que la palabra de Dios según Isaías 55:11 no volverá al Él vacía, sino que hará lo que Él quiere, y será prosperada en aquello para que la envió. También oro unidad con aquellos que han sido llamados para un tiempo como este, a proclamar proféticamente la palabra de Dios, creyendo que, solamente Jesús tiene el derecho legal de reescribir la historia de nuestras naciones. 

“Anulando el acta de los decretos que había contra nosotros, que nos era contraria, quitándola de en medio y clavándola en la cruz, y despojando a los principados y a las potestades, los exhibió públicamente, triunfando sobre ellos en la cruz.” Colosenses 2:14-17 

Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.